Tiempo de elegir

    Por Julián Parra Ibarra

    0
    13

    Han arrancado ya las campañas electorales y queramos o no, los mexicanos nos vamos a tener que chutar ‘voluntariamente a huevo’ 19.5 millones de spots de radio y televisión, de todos los partidos y candidatos que nos podríamos imaginar e incluso de candidatos o partidos que ni siquiera sabíamos que existían. Si por lo menos estuvieran bien producidos técnica e intelectualmente, podrían ser digeribles; pero por la calidad de diseño, edición y contenidos, a la gran mayoría nos resultan vomitables.

    Pero como ciudadanos, ha llegado la hora de que con madurez y responsabilidad asumamos el papel que nos toca desempeñar en este asunto de las democracias y de la elección de quienes –se supone, es un decir, hay que nombrarlo de alguna manera-  nos van a representar en el futuro inmediato en el Congreso Federal, es la legislatura que seguirá aprobando sin cambiar una sola coma a todo lo que desea el Presidente en la segunda parte de su mandato; o la que se convertirá en un contrapeso para tratar de limitar los excesos.

    Adicionalmente en algunos estados, los ciudadanos elegirán a su próximo gobernador, a diputados locales –como es el caso de Durango- o alcaldes –como corresponde en Coahuila-, y para como nos han tratado nuestros gobernantes recurrentemente sin distingo de colores, siglas o partidos, los ciudadanos en estos tiempos no podemos seguirnos dando el lujo de dejarles a otros la responsabilidad de elegir a quienes nos van a gobernar. Hoy más que nunca, debemos de tomar en nuestras manos las elecciones y la decisión de a quién queremos que nos represente en los distintos niveles de gobierno.

    Y como son los tiempos en los que los candidatos se andan presentando en sociedad, se abre el espacio para que como ciudadanos analicemos todos los perfiles. Yo le invitaría a que vaya conociendo a cada uno de los candidatos que seguramente le irán a ir a tocar la puerta de su casa o al menos le invitarán a reuniones en su sector, barrio, colonia o centro de trabajo.

    Vaya tomando sus propias anotaciones, quiénes son, de dónde vienen, qué han hecho. No nos dejemos llevar por apariencias o por su forma de hablar, porque muchos tienen además de la lengua, la cola muy larga. No sigamos cometiendo los mismos errores en los que hemos caído desde hace un buen número de años, incluso cuando desesperadamente queríamos un cambio: nos sucedió en 2000, y nos volvió a ocurrir casi una veintena de años después.

    Es tiempo de elegir, hagámoslo en la urna con responsabilidad, con información, con inteligencia. Porque si no, después no tendremos derecho de quejarnos ni de reclamar.

    laotraplana@gmail.com

    @JulianParraIba

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre