¿La luz al final del túnel?

    Por Julián Parra Ibarra

    0
    182

    Los reportes emitidos por las Secretarías de Salud de Coahuila y Durango en los últimos días, en relación con el comportamiento del Coronavirus en ambas entidades que tienen como punto de convergencia la Comarca Lagunera, arrojan señales que resultan sumamente optimistas.

    En los 10 días más recientes, Coahuila sumó tres días sin un solo fallecimiento, y un día con un solo deceso, ya con jornadas de hasta sólo 10 nuevos casos como ocurrió este martes.

    En el mismo lapso Durango sumó tres días sin decesos y cuatro en lo que va de marzo, y en los tres días recientes, es decir, domingo, lunes y martes registró tres, dos y nueve casos respectivamente.

    En ninguna de las dos entidades se ha completado la aplicación de la vacuna para todos los adultos mayores de 60 años, y en los casos en que ya se aplicó –las que corresponden al inmunizante de Pfizer-, les falta todavía la segunda dosis. Ese segmento de la población, sumado al personal de salud de los hospitales públicos –que el de los privados sigue siendo todavía la asignatura pendiente-, son los únicos que se han visto beneficiados con la aplicación de la vacuna, del laboratorio que sea.

    Sin embargo, para los entre 200 y 300 nuevos casos que diariamente se reportaban todavía a principios de febrero en Coahuila, y entre los 100 y 150 que registraba Durango, las cifras de las últimas semanas son sumamente alentadoras, aunque eso bajo ninguna circunstancia debe ser un motivo para que bajemos la guardia, ni descuidemos las medidas sanitarias establecidas por las autoridades.

    Nos ha llevado un año, muchos sacrificios –y mucha gente querida y cercana que no logró superar el Coronavirus, además de muchos otros que lo hicieron pero que enfrentan delicadas secuelas-, como para descuidarnos justo en los momentos en que la conjugación de factores, nos acercan a momentos largamente anhelados y deseados.

    Una estricta disciplina de parte de la mayoría de los ciudadanos, una actitud solidaria y responsable de las autoridades, y ahora la aplicación –así sea un porcentaje mínimo de la población hasta ahora-, nos van permitiendo ver lo que parece ser la luz al final del túnel. Pero por favor, no echemos a perder todo lo que hemos logrado, mantengamos la misma actitud responsable y empática con los demás, y con la llegada de las vacunas, permitan que pronto, todos, volvamos a poder acercarnos y abrazar a la gente que más queremos.

    Por favor.

    laotraplana.com.mx

    @JulianParraIba 

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre