De la cima a la sima

    Por Jesús R. Cedillo

    0
    124

    Este es uno de los mejores momentos para los partidos políticos, todos. Pero es una fortuna para los partidos políticos de la oposición al gobierno federal (Andrés Manuel López Obrador y MORENA). Son tiempos de estar en la palestra pública y brindar batalla inteligente, dura, fuerte y larga. Es tiempo de poner en prácticas ideas, buenas ideas con miras a lograr y en poco tiempo, simpatías políticas lo cual redunde en votos para así, regresar a gobernar a lo largo de todo México. Para desgracia de todos, no es así. De yerro en yerro, el gobierno federal se descompone más rápido de lo habitual. Más rápido incluso, de lo que este escritor aguafiestas había pronosticado en este generoso espacio puesto en mi pluma y mano por mis editores Mariguadalupe Durán y Marcos Durán. El régimen de la esperanza de AMLO rápido se pudrió y ahora, da miedo. No esperanza, sino temor de no saber hacer las cosas, de improvisar y sí, de mantener en sus filas a gente no capaz (otra forma de corrupción) con lo cual el país está al borde del colapso.

    La renuncia de Carlos Urzùa ha hecho un hoyo, un boquete enorme en la ya poca credibilidad que cargaba en sus espaldas AMLO y MORENA. Dijo de plano en carta pública: hay “imposiciones y extremismo”, agregó, “se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento.” No era un secreto, aquí se lo dije una y otra vez: no hay planes y todo se improvisa. Pero, con él, ya suman 15 funcionarios de primer y segundo nivel del organigrama federal que han renunciado. Es decir, no hay equipo y el que hay, no está de acuerdo con las imposiciones del cacique (AMLO).

    Pero le decía que esta es una buena etapa para reposicionarse en el ánimo de los ciudadanos, los partidos políticos opositores a AMLO y MORENA. Específicamente el Partido Revolucionario Institucional (“El Partido de los Vividores”) y el Partido Acción Nacional (el partido que huele a incienso, sacristía, mirra y mortaja). Caray, éstos siguen enterrados en sus errores. En el PRI al estar en pausa para su elección de líder nacional, el escándalo de Alejandro Moreno (quien lleva como compañera de fórmula a Carolina Viggiano, esposa del tristemente célebre Rubén Moreira, ahora Diputado federal quien amenazó a la otra candidata a dirigir el PRI, Ivonne Ortega, pff) y su residencia no declarada que supera con mucho sus expectativas de dinero obtenido lícitamente, ha vuelto a recordar por qué el PRI hoy está desaparecido: la corrupción. Siguen siendo “El partido de los vividores.” Por el otro lado de la moneda, la derecha reaccionar del PAN sigue sin despertar. No hay líderes ni nacionales ni regionales ni estatales. Engolosinado con su tren de vida en Saltillo, el líder del Congreso de Coahuila, Marcelo Torres, no hace mella con ninguna declaración ni local ni nacional. Nadie le cree por su cercanía con el príncipe (Miguel Ángel Riquelme), de quien recibe órdenes al ser el “Plan A y B”, para la Alcaldía de Torreón, su cercanía es más que manifiesta y total.

    Este era y es un buen tiempo para los partidos de oposición. Una oposición envuelta como siempre, en sus propios errores y divisiones. Mucho por explorar en tres textos más que aquí le voy a presentar, no dejé de leerme por favor. Antes de terminar: El poderoso abogado Juan Collado celebró hace apenas semanas con bombo y platillo, te deumy palio, la boda de su hija donde estuvieron lo mismo ex Presidentes (Enrique Peña Nieto), que artistas como Julio Iglesias, amén de políticos, ministros de la Corte, ex funcionarios de primer nivel… de la cima de dicha boda, a la sima de las mazmorras de una prisión. Así las cosas. Pero ojo, todos están involucrados. Se le acusa de lavado de dinero y delincuencia organizada.

    Coda

    Caray, de la cima a la sima. De la risa y el baile, al llanto y a la… prisión.

     

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre