Beisbol ¿Afición por decreto? 2/2

    Por Jesús R. Cedillo

    0
    163

    La PROBEIS (Promoción y Desarrollo del Beisbol en México), es un capricho personal del Presidente de Morena, que no es de México, Andrés Manuel López Obrador y costará al país en este año, 350 millones de pesos. En seis años, su sexenio, van a gastar 2,100 millones de pesos. En su momento, lo anterior apenas y fue cuestionado por dos o tres voces disidentes. Una de ellas, la de Felipe Calderón, que ya no es del PAN, sino que va a formar su propio partido político. Dijo: “El pasatiempo del Presidente por encima de los programas para pacientes con cáncer. Sobre las estancias infantiles para madres trabajadoras, cancelando refugios para mujeres víctimas de violencia…”

    Felipe Calderón tiene razón. Los supuestos ahorros ahora sabemos para que sirven: elevar a categoría de decreto presidencial, es decir, a huevo aficionarse y practicar el beisbol. En un buen reportaje y alertando de lo anterior en la revista “Forbes”, sí, esa de millonarios a la cual AMLO dice que es “prensa fifí” o “conservadora”, en su muy peculiar lenguaje de dinosaurio trasnochado, al entrevistar largamente al titular, Edgar González, éste recalca: “(ante) cualquier estrategia que quieran hacer (las ligas) para parar este proyecto, (deben saber que) no estarán parando a Edgar González, sino al Presidente…” ¿Así o más claro la vena autoritaria y amenazas de un equipo de intolerantes y autoritarios con AMLO como su cacique y cabeza de dinosaurio?

    Y es que esta oficina de al lado de la del Presidente, PROBEIS, va a tener la finalidad de hacer o formar Academias (las cuales ya funcionan y desde siempre en las dos ligas, la Mexicana de Beisbol y la Liga Mexicana del Pacífico), las cuales formarán talentos para luego, ser vendidos en la mejor liga, la de Estados Unidos. Es el plan ideal, pero estarán metiendo mano donde ya hay formación de peloteros. Y caray, es lo mismo con la educación en los planes del cacique de Morena, abrirán al vapor cien universidades en el país. Cuando usted lo sabe, los presupuestos para las ya existentes se recortan hasta la asfixia.

    En este pasado mes de mayo se cumplieron seis meses, los seis primeros meses de que el Gran Tlatoani AMLO está en su trono, en su  silla. Su aprobación va en descenso. No sólo a nivel nacional, sino también aquí en Coahuila que le entregó en bandeja de plata sus votos a ciegas. Hoy se padecen a diputados y senadores del grupo de Morena que no hablan por Coahuila, sino que sólo reciben órdenes del cacique. Es el caso de Armando Guadiana, Eva Galaz, Luis Fernando Salazar, Diego del Bosque y los demás claques. Seis meses de ahorro para jugar al beisbol. Seis meses en que los mexicanos ya se dieron cuenta de la incapacidad y populismo con lo cual gobierna AMLO. Todo mundo lo está viendo y padeciendo.

    Los lugares de aprobación de AMLO ante los mexicanos cayeron diez puntos en seis meses (datos de tres encuestadoras diferentes, De las Heras Demotecnia, Consulta Mitofsky y México Elige). AMLO no puede. Todos los corredores internacionales y el mismo Banxico nos dan un bajo crecimiento económico en el año, tan bajo, que es parálisis: 0.8%. Nada. En los siguientes dos textos abordaré este semestre de AMLO, pero donde de verdad nos duele a usted y a mí lector, es el siguiente dato de espanto: en el primer cuatrimestre del año, hubo 11,221 personas ejecutadas. A niveles de… 2007, cuando la violencia estaba sin control. Como hoy, pues. Pero AMLO dice en su jerga bobalicona: “Vamos requetebien…”

     Coda

    2,100 mdp para promover el beisbol. Decisión unilateral, un capricho presidencial que si lo hubiese realizado Peña Nieto, el mundo le hubiese caído a palos en su momento. Pero como es AMLO, todos callan. Cobardes.

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre