Padrón simulado

    Por Gerardo Hernández González

    0
    67
    La discrepancia entre el candidato a la presidencia del PRI, José Narro Robles, y el exsecretario de Organización del CEN, Rubén Moreira, surgió por el padrón de afiliados, cuyo registro debe ser «libre, voluntario e individual». El PRI reportó al INE 6.7 millones de adeptos. Sin embargo, para no ser multado con 48 mil pesos por cada militante inscrito ante la autoridad electoral sin reunir los requisitos legales, rasuró a 5.4 millones de sus partidarios y los dejó «en reserva».
    Con esa operación, su membresía se redujo a 1.3 millones. Para Narro, el censo es una
    simulación: «no podría decir qué pasó, cuántos eran los militantes. Hoy la autoridad exige la cédula de afiliación y el PRI solo reconoce que tiene 1.3 millones».
    El exsecretario de Salud recomienda utilizar el padrón real en la elección de la dirigencia y depurar el listado «porque hay gente que falleció, que emigró a otro partido y otros que nunca firmaron un acta de afiliación» ( El Universal , 17-05-19).
    El aspirante a la presidencia del PRI condiciona, para una elección democrática, utilizar «un padrón confiable y reglas que permitan evitar las simulaciones que han metido al partido en los problemas (en) que ahora estamos. No a la simulación. Sí a la democracia (…) pero con mecanismos confiables (…) sin recursos que no deban participar en esto y con apego a un código de ética fundamental», declaró a Radio Fórmula (RF) el 16 de mayo.
    ¿Cuáles son los «recursos» que no deben intervenir en la elección priista? La compra, inducción y coacción del voto para imponer a un aspirante como Alejandro Moreno, en quien sus padrinos ven, igual que a Peña Nieto hace 12 años, cuando era gobernador de Estado de México, a un candidato presidencial en cierne. Narro advierte al respecto: «Cuando alguien llega a la dirigencia con un proyecto personal, al partido no le va bien; ya nos pasó. En el PRI, hay que
    reconocerlo, venimos de la peor derrota electoral de toda la historia; tenemos una situación compleja en el ánimo del priismo y sin duda alguna tenemos divisiones».
    Para la renovación de la presidencia y la secretaría general del PRI, cargo al que aspira su esposa, Rubén Moreira propone utilizar el padrón inflado de 6.7 millones de militantes. El engaño permite a mapaches como el exgobernador «arreglar» las elecciones. En Coahuila lo hizo durante dos sexenios, pero ahora no tiene poder ni mando sobre el INE.
    «El gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, aseguró que, para la elección, que se llevará a cabo en septiembre, debe utilizarse el padrón de seis millones 787 mil 761 de militantes, pese a que cinco millones 386 mil 603 registros no tengan documentos que acrediten su militancia. “Yo prefiero, y junto conmigo muchos priistas, que todos aquellos que alguna vez se registraron en nuestros padrones voten, ese sería el mejor de los refrendos. (…) Que [la dirigencia] aclare
    públicamente que no se trata de coartar los derechos de los priistas (…) la ausencia de una voz de la dirigencia provoca muchísimas confusiones» ( El Universal , 15-05-19).
    Si el PRI declara un padrón de 1.3 millones, es porque no puede comprometer aún más sus finanzas. En el supuesto de que solo el 20% de los 5.4 millones de militantes en reserva fuera irregular, la multa del INE sería por 48 mil millones de pesos, muy cercana a la deuda que el
    moreirato le impuso a Coahuila. El triunfo de Narro significaría el fin del ciclo de Moreira II en el
    PRI y el regreso de cuadros valiosos de Coahuila marginados y perseguidos por el clan.
    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre