¿El dinero no compra la felicidad?

    Por Marcos Durán Flores

    0
    1198

    Por ahí se dice que “El dinero no compra la felicidad, esta popular frase ha sido confirmada por destacados científicos luego de largas y meticulosas investigaciones. Fue en la Universidad de British Columbia donde tras estudiar a más de 12 mil personas pudieron probar que después de lograr cierto éxito económico, el dinero extra no otorga felicidad adicional. Los resultados determinaron que los que más ganan no experimentan aumentos en su felicidad diaria, sino que se sienten menos tristes cada día. Aseguran que el dinero no da la felicidad, sino que a nivel psicológico solo ayuda a sentirse menos triste. Este estudio publicado en la revista “Social Psychological and Personality Science” demostró que la relación entre el bienestar financiero y la felicidad no es proporcional como muchos creemos.

    Y es que el tener acceso a mayores ingresos está asociado con experimentar menos tristeza en el día a día. Los resultados indican la posibilidad de que el dinero puede ser una herramienta más eficaz para reducir la tristeza que para mejorar la felicidad, concluyeron los autores del estudio. Los investigadores advierten que, pese a ser sentimientos distintos, la felicidad y la tristeza no son diametralmente opuestas. Estar más triste no equivale a ser menos feliz.

    Estos resultados se asemejan a los obtenidos por el doctor Amit Kumar, científico de la Universidad de Cornell que publicó un estudio bajo el nombre de “Dinero feliz 2.0: Nuevos hallazgos en la relación entre el dinero y el bienestar”. Este estudio es concluyente: el dinero por sí mismo no es un medio para ser más feliz y, paradójicamente, puede lastrar las posibilidades de conseguirlo. Confirma que con el dinero es preferible gastar en experiencias, no en cosas. Esto es, si se quiere gastar dinero en algo que lo haga feliz, váyase de viaje o haga una excursión en vez de ir de compras. La investigación también arroja como resultado, que la sobreabundancia socava nuestra capacidad para valorar lo simple y reduce las emociones positivas de la rutina cotidiana. Esto significa que hay que disfrutar las cosas simples de la vida como es la charla con tu pareja o hijos disfrutando un buen café o tan simple como ver una película en familia.

    Respecto a esto, otro estudio de científicos del comportamiento de las universidades de Harvard, Manheim y Yale confirma que tener más dinero no te hace más feliz, y que nunca es suficiente ¿Cuánto más hay que tener para ser más feliz? Creemos que hacerse rico es una ruta directa a la felicidad, pero la opulencia y el esfuerzo empleado en hacer crecer la fortuna, puede ser en realidad la peor forma de conseguirla. De acuerdo con el estudio, las personas más adineradas no son más felices; en especial cuando tenerlo se convierte en un fin en sí mismo.

    Los investigadores analizaron en esta ocasión el nivel de felicidad en gente acaudalada cuya fortuna oscilaba entre un millón o diez millones de dólares. Todos declararon que triplicar o cuadruplicar su fortuna les otorgaría una puntuación máxima de 10 en felicidad, independientemente de cual fuera su riqueza actual: es decir, independientemente de lo que acumules, siempre aspiras a más. Esto confirma lo que aseguraba el filósofo alemán Arthur Schopenhauerque en “El Arte de Ser Feliz” escribió: “la riqueza se parece al agua de mar; cuanta más bebemos, tanto más sedientos nos sentimos”.

    “Los millonarios, no son necesariamente más felices conforme crece su fortuna” señala el doctor Michael Norton, investigador principal de este estudio, cuyos concluyeron en que el nivel de felicidad presente, no es consecuencia directa de cuánto dinero se acumula e incluso disminuye cuando se tiene más.

    Al final, podemos concluir que fue necesaria la colaboración y el esfuerzo de científicos de las universidades más prestigiadas del mundo como son Harvard, Yale, British Columbia y Cornell para comprobar lo que el gran actor, director y creador estadounidense Woody Allenafirmó hace algunos años: “El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.

     @marcosduranf

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre