¿Estaríamos mejor…?

    Por: Jesús R. Cedillo

    0
    738

    El día 30 de marzo inicia formalmente el proceso electoral en México. Es un eufemismo, pues. El crucificado de Tabasco, Andrés Manuel López Obrador, tiene más 18 años en campaña, por ejemplo. Y siempre hay recovecos de la ley, una ley porosa que todo lo permite, para que todo mundo se mueva sin ser multado y mucho menos impedido de participar. Y es que ha todo mundo conviene la participación, y al que más le conviene, es al PRI. Máxime que ahora el que llegó a su CEN nacional, el ex Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira y su equipo, van a poner en práctica el exitoso “Modelo Coahuila” para arrebatar elecciones.

    Ojo, dije arrebatar elecciones, no ganar. El poder se arrebata, no se cede,  no se regala, no se comparte. Se arrebata. Y usted lo sabe, el “Modelo Coahuila” es tener la mayor cantidad de candidatos posibles para fragmentar el voto, balcanizar el territorio de México y así, con su voto duro, que gane el PRI. Cosa difícil, harto difícil esta vez. Pero para ellos, nada imposible. ¿Cómo ganó y retuvo el Estado el PRI en Coahuila? balcanizando el voto. Inflaron con registros de voto de intención a tipos que nunca, nunca iban a ganar, como Javier Guerrero y Lencho Salinas (o parece que era Lacho, es intrascendente. ¿Dónde quedó su convicción de luchar por la democracia y eso que llamaron “Coahuila digno”) es decir, fueron comparsas para que dichos votos no terminarán en la figura del tibio de Guillermo Anaya, panista él que al final de cuentas, por segunda vez, perdió la gubernatura. Divide y vencerás. El PRI sabe cómo hacerlo y lo hacen bastante bien.

    Una vez más y a partir de este 30 de marzo iniciarán las campañas para Presidente de México. y cada vez que hay elecciones, viene a mi materia gris aquella frase afortunada de Héctor Aguilar Camín, cuando éste en una entrevista para un libro de él llamado “Subversiones silenciosas”, afirmó rotundo y con buen tino: “La gran esclavitud de México, lo que hace la vida difícilmente tolerable para millones de mexicanos, lo que abroga su libertad y sujeta su albedrío, es la pobreza, no la política.” Tiene razón, sigue teniendo razón desde que pronunció esta frase en 1999, si mal no recuerdo. Jodidos, estamos jodidos. Y estamos jodidos y con hambre, porque siempre hay políticos rapaces que se llevan nuestro queso, no obstante que hay queso para todos. Pro eso hoy el PRI y su Presidente, Enrique Peña Nieto, están a punto de ser echados de Palacio Nacional. Pero también y en la misma canasta, está el candidato panista, Ricardo Anaya, con acusaciones graves de lavado de dinero. Pero también y por esto, Coahuila según el índice Global de Impunidad de la UDLAP, está ubicado en el número 4 a nivel nacional con  mayor grado de ilegalidad. Es decir, aquí nadie es culpable de saquear las arcas o al cometer delitos graves como secuestros, asesinatos masivos (Allende), robos y en fin, todos los excesos y delitos punibles. Y este a grandes rasgos es el escenario: hambre (88.36 pesos es el salario diario, ¿usted vive dignamente con él). Tenemos hambre y también, hambre y sed de justicia.

    A días de iniciar “formalmente” las campañas presidenciales, ¿Estaríamos mejor con el mesías, con el crucificado e intolerante de Tabasco, Andrés Manuel López Obrador? Usted lo va a decir con su voto, señor lector.

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre