Guerra

    Por: Marcos Durán Flores

    0
    667

    Durante siglos, el principio organizador de las civilizaciones ha sido la Guerra. Los grandes imperios de la historia como fueron el Romano, Mongol, Español y Británico, basaron su desarrollo y expansión sobre la base de la guerra y a la concentración de territorios para explotarlos comercialmente. Muchos expertos coinciden en que la mayor parte de las guerras de la historia tienen en común dos cosas: Disputas religiosas o comerciales. La Guerra de Independencia en los Estados Unidos, tuvo como motivo una batalla entre británicos y franceses por los productos básicos y las rutas comerciales. Y aunque con los años, a esta guerra se le dio un sentido patriótico del deseo de libertad de los Estados Unidos contra los europeos, el fondo es que fue batalla comercial.

    Otro ejemplo de eso fue la invasión británica en la India que comenzó con Compañía de las Indias Orientales en el siglo XVII, tomando los derechos comerciales que los mongoles les habían cedido, acción que fue aprovechada por los ingleses que, ante un Imperio Indio que se debilitaba, lo invadieron para hacerse del control de materias primas como especias, textiles, piedras preciosas y opio.

    La guerra del Opio entre chinos e ingleses acontecida en los años de 1839 a 1842, no fue más que la reacción de los británicos a la negativa de los chinos de que siguieran importando esa droga su país, lo que significaba la perdida de importantes ingresos para el Imperio británico.

    La Guerra Civil estadounidense se centró en la abolición de la esclavitud. El fondo es que la demanda de algodón y otros productos agrícolas habían causado dado una extrema dependencia de las economías de los estados sureños en esos productos. El algodón superaba ampliamente al suministro debido al bloqueo de la Unión, y la confederación emitió bonos comprados por instituciones europeas que tenían una característica convertible que les permitía canjear por oro o un volumen fijo de algodón, convirtiéndolos en el favorito de los comerciantes especulativos. Después de la guerra, los Estados Unidos se negaron a honrar cualquier deuda de los confederados.

    Antes del ataque del Japón a Pearl Harbor, fue precedido por el embargo que los Estados Unidos y otras naciones habían hecho al Imperio japonés para no suministrarles más petróleo, el metal y los activos de productos alimenticios en el sur de Asia. El ataque de Pearl Harbor fue el esfuerzo de Japón para sacar a los EE. UU. de la guerra y acceder a productos básicos.

    Al principio de la segunda guerra mundial, Alemania y Rusia firmaron un pacto de no agresión. Sin embargo, a medida de que la guerra progresaba en Alemania, se hizo cada vez más difícil obtener petróleo, así que decidieron invadir Rusia para tener acceso quería acceso a los granos del Ucrania y a los pozos petrolíferos rusos.

    En 1990, después de que Irak acusó a Kuwait de robar su petróleo, invadió ese país como un intento de obtener el control de las grandes reservas de petróleo de Kuwait, frenar su producción petrolera de Kuwait y con eso aumentar los precios del petróleo mundial para poder pagar la deuda que acumuló al financiar su guerra con Irán. La reacción de Estados Unidos de declarar la guerra a Irak, fue por controlar el petróleo de ambos países.

    Usted lo sabe, la primera intervención francesa en México, la famosa “Guerra de los Pasteles” fue la reclamación de un ciudadano francés de apellido Remontel, que acusaba al gobierno de Santa Anna que en 1832, un grupo de oficiales del ejército se habían comido unos pasteles sin pagarlos, por lo cual demandaba una indemnización. La respuesta de Francia fue la invasión a México. Si, por unos pasteles.

    Hoy la nueva tensión comercial ha salido del gobierno de Donald Trump imponiendo aranceles excesivos a todos los productos de acero y aluminio que entren a su país. Trump ha iniciado su propia guerra comercial causando una reacción negativa mundial que ha generado tensiones geopolíticas. Pero a cada declaración de un país de que responderán de la misma forma, la respuesta de Trump ha sido cada vez más álgida, amenazante. Así que nada bueno puede surgir de este nuevo episodio pues tal y como lo aseguraba Hitler: “Cuando se inicia una guerra lo que importa no es tener la razón sino conseguir la victoria”

    @marcosduranf

     

    Comentarios de Facebook

    DEJA UNA RESPUESTA

    Escribe tu comentario
    Escribe tu nombre